Gracias a todas las personas del estudio sobre calidad de vida y sexualidad en parejas heterosexuales cisgénero con endometriosis

A principios del verano hice un llamamiento por diferentes vías para el estudio «Endo-Sex». Es imprescindible que nos concienciemos colectivamente de que la endometriosis dejará de ser una losa cuando el dolor con el sexo y la complacencia femeninos no se vivan como normales por parte de las mujeres y los varones. Todas y todos somos colectivamente responsables de no pensar que «el dolor de regla es normal», «sentir molestias con el coito es normal», «tener malestar después del sexo o del orgasmo es normal» (para las mujeres). No, no y no. Nunca insistiremos lo suficiente en que ningún malestar femenino ha de ser descuidado, desatendido: tiene un por qué y normalmente no es psicosomático. Las somatizaciones, curiosamente -no, nos cierto, no es curioso, no es una casualidad sino que hay razones estructurales, simbólicas, culturales, ambientales, laborales…- son prevalentes entre las mujeres. La profesión sanitaria piensa en algún momento que somatizamos. La paciente llega a pensar que se lo está inventando, que quizás los otros tengan razón. Tenemos malestares desatendidos que lógicamente provocan más comorbilidades secundarias asociadas a la primera patología.

En el estudio ENDOSex me ocupo de la calidad de vida, afectación a la vida diaria, a la esfera sexual, a la esfera de las relaciones íntimas de la pareja heterosexual en la cual la mujer cisgénero padece endometriosis/adenomiosis. Hemos tratado muchos temas que iré glosando aquí una vez leída la tesina. He tenido una gran acogida y desde aquí doy las gracias a esas parejas anónimas que me habéis abierto vuestra intimidad, vuestro dolor y vuestros placeres cotidianos. 

qué hay que saber sobre endometriosis en 2017

A estas alturas, una paciente diagnosticada de endometriosis considero que debería conocer los siguientes términos médicos, especialmente referidos al dolor pélvico con el que cursa la endo, para poder comprender cómo funciona la enfermedad:

  • Inflamación crónica
  • Distorsión anatómica
  • Disf. de suelo pélvico
  • Sensibilización central
  • Implantes, nódulos y quistes
  • Dolor neuropático y visceral
  • Sínd. miofascial
  • Adherencias
  • Angiogénesis

Igual que una diabética se informa sobre el glucagón y la insulina, nosotras tenemos que saber que el hiperestrogenismo es la manifestación más patente de la endo; sin embargo, pocas afectadas salen del circuito marca de anovulatorios (a menudo sin conocer sus principios activos)-marca de analgésicos y antiinflamatorios (nuevamente, a menudo sin conocer qué contienen). creo que una vez dominado el tema de la analgesia (cómo medicarse adecuadamente para maximizar el efecto de las pastillas sin fastidiarse demasiado el hígado, estómago y riñones), podemos ocuparnos de «estudiar» un poco los mecanismos de la neurofisiología del dolor. Es imprescindible para comprender por qué nos duele y cómo evitarlo. y para buscar un tratamiento adecuado que no nos asuste y comprendamos (fisioterapia de suelo pélvico, unidad del dolor).

CHARLA INFORMATIVA fuenlabrada 30052017 EL DOLOR DE REGLA NO ES NORMAL(2)

y, por supuesto, la fisiopatología de la endometriosis (la fotografía inicial del post, tomada del artículo de la experta investigadora de endometriosis Dª Linda Giudice) tendremos que exigir que la conozcan en ginecología y nos la traduzcan. Una buena aproximación es la de la página de ENDOMAdrid